¿Quién soy?

Ante todo, una persona miembro de la comunidad universitaria, agradecida con Dios y con Costa Rica que permitió que un joven de clase media baja como yo, pudiera tener acceso a la Educación Superior, específicamente en la Universidad de Costa Rica, que representa un modelo de Universidad Pública, que es parte fundamental en el desarrollo del país, modelo que estoy dispuesto a defender y fortalecer.

Soy licenciado en Derecho por la Universidad de Costa Rica.

Inicié mi trabajo en esta casa de estudios superiores en 1985, y desde entonces me he desempeñado en labores administrativas en varias dependencias.  Primero lo hice en las oficinas de Seguridad y Tránsito  por seis años y luego en la Oficina de Contraloría Universitaria, en la cual desde 1991 que ingresé, he ido ascendiendo en labores de asesoramiento jurídico y también como jefe de la Sección de Estudios Especiales de auditoría.

Además, en ciertas ocasiones he sido docente de la Facultad de Derecho de la UCR,  e investigador en el Instituto de Investigaciones en Educación (INIE).

He participado y colaborado activamente en distintos organismos administrativos y profesionales de la comunidad universitaria tales como ASPROFU, y el Fondo de Mutualidad, en donde colaboré en la discusión y elaboración de sus estatutos, asesoramiento en varias situaciones de gran dificultad, así como actualmente haber sido el impulsor principal de la creación y desarrollo de un sistema de información y un sitio web del Fondo de Mutualidad.  También participo de forma ad honórem y como asesor desde hace varios años en la Comisión Institucional de Pensiones y en la Red Costarricense de Software Libre que es uno de mis pasatiempos.


Ejes de Acción

Según un estudio del Instituto de Investigaciones Psicológicas, el sector administrativo, es el más consciente de la problemática universitaria debido, en parte, a nuestra mayor permanencia en la institución.  Ahora bien, producto de mi experiencia y consulta a los compañeros y compañeras del sector administrativo, sé, que aunque existen temas clásicos y recurrentes, como la Junta de Ahorro y Préstamo, lograr una mayor representatividad del sector ante los diferentes foros o instancias universitarias, interinazgo, hostigamiento laboral, entre otros, también debemos enfrentar prioritariamente los desafíos urgentes e inmediatos que tiene la Universidad y el Sector, y que retomo como ejes temáticos de acción.  

Dichos ejes son los siguientes:

 

  1. Vencimiento y defensa de la actual Convención Colectiva de Trabajo en marzo del 2017
  2. Negociación del Fondo Especial de la Educación Superior (FEES)
  3. Conciliar en procura de lograr acuerdos en materia salarial para proteger los derechos adquiridos y la consolidación de todos los puestos de trabajo.
  4.  Mantener un contacto permanente con el sector

Estos cuatro temas lo atenderé con carácter de prioridad sin dejar de aprovechas cualquier espacio para incidir en los otros, que de hecho, van a estar bajo análisis del Consejo Universitario.

Como representante del sector administrativo ante el Consejo Universitario, considero que frente a las limitaciones que puedan existir al formar parte de un órgano colegiado como el Consejo Universitario,  el ser un voto dentro de otros más, nos obliga a potenciar y maximizar nuestra capacidad y compromiso con el sector y a no dispersar nuestro plan de trabajo en muchos temas imposibles de lograr; por ello, considero que hay que enfocarse y establecer un orden de prioridades en temas que representen mayor urgencia y verdadera posibilidad de incidir y lograr los objetivos del sector.  La coyuntura actual, nos obliga a atender estos temas cuya lucha ya inició en unos casos y está cerca en otros.

Iniciar sesión

Iniciar sesión

A+ A A-

Opine sobre mi gestión